sábado, 27 de enero de 2018

Gobiernos de Antonio Guzmán Blanco



LOS TRES GOBIERNOS DE ANTONIO GUZMAN BLANCO
Se conoce como guzmancismo al período que va entre los años 1870 y 1888, durante el cual Antonio Guzmán Blanco dirigió el país, ya fuese ocupando la presidencia o colocando en ella a sus más cercanos colaboradores. Desde su ascenso a la presidencia y hasta su salida definitiva del poder en 1888, Guzmán Blanco impulsó las llamadas reformas liberales, que tenían como objetivo la modernización del país.
Durante casi 2 décadas, de 1870 a 1888, Antonio Guzmán  Blanco dominó la escena política venezolana. Bien como presidente, o en los interregnos desde Europa, su influencia marcó a la Venezuela del siglo XIX.
Antonio Guzmán Blanco nació en Caracas el 20 de febrero de 1829. Su madre era Carlota Blanco jerez de Aristeguieta, pariente de Simón Bolívar, y su padre Antonio Leocadio Guzmán, fundador del Partido Liberal y gracias a cual estuvo vinculado a la política desde la adolescencia.
FORMACIÓN ACADÉMICA
Cursó sus primeros estudios en el Colegio Independencia, que pertenecía a Feliciano Montenegro y Colón. Luego estudió Derecho en la Universidad Central de Venezuela. Alternó sus estudios universitarios con su trabajo como jefe de sección en la Secretaría de Relaciones Exteriores en el Gobierno de José Gregorio Monagas. Obtuvo el título de licenciado en Derecho Civil en 1856 y ese mismo año fue enviado a los Estados Unidos, donde desempeñó los cargos de cónsul de Venezuela en Filadelfia yen Nueva York.
Guzmán Blanco participó activamente en la Guerra Federal y quedó a cargo de la firma del tratado de Coche, acuerdo de paz que terminó con este conflicto. Cuando Juan Crisóstomo falcón asumió la presidencia del país en 1863, a Guzmán Blanco le fue confiado el cargo se vicepresidente y simultáneamente el de ministro de Hacienda, a la edad de 34 años.
LA REVOLUCIÓN DE ABRIL
Luego del estallido de la Revolución Azul, en 1868 Falcón fue derrocado y en su lugar tomó el poder José Tadeo Monagas, quien fue sucedido por su hijo José Ruperto. Exiliado en Curazao, Guzmán Blanco preparó un movimiento contra el Gobierno de Monagas. Este movimiento, luego conocido como la Revolución de Abril, fue apoyado por varios caudillos, entre ellos Joaquín Crespo, Matías Salazar y Francisco Linares Alcántara.
MINISTRO EN LAS CORTES EUROPEAS
Guzmán llegó a desempeñar el cargo de ministro plenipotenciario en las cortes de París, Madrid y Londres. Este cargo influyó especialmente en él, ya que le permitió establecer contacto con personajes de la talla del emperador Napoleón III y su esposa, la emperatriz Eugenia. Además, se inspiró en la arquitectura y los adelantos tecnológicos del Viejo Mundo y soñó con transformar a Caracas en una pequeña París.
El l4de febrero de 1870 Guzmán Blanco desembarcó en un sector conocido como Curamichate del estado Falcón, tomó San Felipe y San Carlos y se apoderó de Caracas el 27 de abril del mismo año. Quedó derrocado el Gobierno de la Revolución Azul y se inició el guzmancismo.
EL SEPTENIO, PRIMER GOBIERNO DE GUZMÁN
Los historiadores dividen al guzmancismo en varios períodos El primero es denominado el Septenio ya que abarca siete años, desde 1870 hasta 1877 En este lapso comenzó el proceso modernizador de la nación.,se diseñaron y se ejecutaron las primes medidas de reforma administrativa y las primeras gran5 obras públicas Además, se reformó la Constitución de 1864,
LAS OBRAS PÚBLICAS DEL SEPTENIO
Durante el Septenio la administración guzmancista puso Interés en la construcción de obras públicas
El 27 de junio de 1870, Guzmán  Blanco dicta el decreto de Instrucción Primaria Pública y Obligatoria; se estableció, para cumplir este cometido, la Dirección Nacional de Instrucción Abolió los peajes, que constituían tradición secular, e inició los trabajos de las carreteras del este y del sur de Caracas. Simultáneamente,  ordenaba el remozamiento de la plaza Bolívar de la capital.
Guzmán  Blanco, entre 1873 y 1876, había proseguido su enfrentamiento con la Iglesia. Pasos en este proceso, además  de los ya mencionados de 1870-1872, son: la instauración del matrimonio civil; la secularización de los cementerios; la supresión de las primicias que los fieles daban a la Iglesia; el destierro del obispo de Mérida, Juan Hilario Bosset, por haber desconocido la ley de matrimonio civil; el establecimiento del registro de estado civil; la supresión de los conventos de monjas; el destierro del arzobispo Silvestre Guevara y Lira por falta de residencia, de acuerdo con el Concilio de Trento, y declara vacante el arzobispado y nulos los actos de Guevara y Lira.
Durante el Septenio y de un modo especial los años 1873-1877, la administración de Guzmán  Blanco se distinguió por la realización de numerosas obras públicas y de ornato. Caracas, sobre todo, empezó a tomar otro aspecto. El Capitolio Federal fue concluido en su primera etapa en febrero de 1873, aun cuando la construcción total no se completó sino en 1877. El 7 de noviembre de 1874, fue inaugurada en la plaza Bolívar de Caracas la estatua ecuestre del Libertador, obra del escultor italiano Adán  Tadolini, que hoy se halla en ella. En octubre de 1875 y enero de 1876, sendas estatuas de Guzmán  Blanco fueron develadas en Caracas y en el año 1876 se culminaron las labores que transformaron la capilla de la Santísima Trinidad en el Panteón Nacional.
Entre los descontentos estaban los hacendados, quienes no lograron que el Gobierno llevase a cabo una política agraria satisfactoria aunque el impuesto nacional de tránsito  (en vez de los peajes), y la importancia conferida por el Gobierno a la mejora de las vías de comunicación, brindaban beneficios indirectos a los hacendados, puesto que mejores carreteras facilitaban el movimiento de los productos y reducían los costos de transporte.
En lo referente a los caudillos, la política de Guzmán  Blanco consistió en dejar en manos de ellos el mantenimiento de la paz en sus respectivos estados e intervenir tan sólo cuando todos los otros medios para asegurarla hubiesen fallado.
De esta manera terminó con la anarquía que reinaba en el país
LAS ESTATUAS DE GUZMÁN BLANCO
En el Septenio se erigieron dos estatuas de Guzmán Blanco La primera fue una figura ecuestre que se levantó entre el Capitolio y la Universidad (hoy Palacio de las Academias) a finales de 1887, y que era conocida Popularmente como “El Saludante”. A Principios de 1876 se levantó una imagen pedestre en la colina de El Calvario, a la que la gente la llamó “El Manganzón”
SEGUNDO GOBIERNO DE GUZMÁN.
EL QUINQUENIO.
A la muerte de Francisco Linares Alcantara, la Asamblea nombró como primer designado al general José Gregorio Valera, medio hermano de Linares Alcántara,  y segundo designado al general José Gregorio Cedeño. Este último no aceptó la designación, influido por el círculo guzmancista de Carabobo, del cual era alma Francisco González Guinán, y encabezó la Revolución Reivindicadora, reconociendo como jefe a Guzmán  Blanco. Con la batalla de La Victoria, se decidió el triunfo por Cedeño. Los principales protagonistas de la reacción antiguzmancista, como Colina y Bolet Peraza, salieron del país. El 13 de febrero las tropas «reivindicadoras» entraron a Caracas.
El 21 de febrero de 1879 Guzmán Blanco, proclamado director supremo por los revolucionarios, llega a Puerto Cabello. El 25 estaba en La Guaira, donde desembarcó en medio de gran entusiasmo. En la tarde del mismo día se encargó del mando. Empezaba así el Quinquenio.
El Congreso, que no tenía el carácter  de constituyente, se limitó a restaurar la vigencia de la Constitución de 1864, nombró a Guzmán  Blanco presidente provisional, anuló los actos de Linares Alcántara  y repuso en sus pedestales las estatuas demolidas. Confirmado por el Congreso, Guzmán  Blanco pidió permiso para ausentarse a Europa y dejó encargado del poder al ministro del interior Diego Bautista Urbaneja.
LAS OBRAS PÚBLICAS DEL QUINQUENIO
En el Quinquenio desarrolló principalmente una política de construcción de ferrocarriles, firmando contratos para el de Caracas-La Guaira, así como la continuación del de Valencia-Puerto Cabello. Contratos onerosos para la nación, ya que estipulaban un período de 99 años a favor de los contratistas y una garantía fija del 7% sobre el capital invertido; en caso de que éste rindiese menos, el Estado venezolano cubriría la diferencia. En 1880 el telégrafo se había convertido en un importante servicio público controlado por el Estado.
En ese año existían ya las estaciones de Caracas, La Guaira, Petare, Los Teques, La Victoria, Maracay, Valencia y Puerto Cabello. El tendido de las líneas llegaba a San Felipe, Montalbán,  Nirgua y poco después, a San Carlos y Barquisimeto. El 31 de enero de 1882, la línea telegráfica  llegó a la frontera con Colombia y se conectó con la línea Cúcuta-Bogotá.  El telégrafo no era sólo un eficaz y rápido  medio de comunicación, también era un instrumento de control político que los dirigentes del Estado venezolano, tanto Guzmán  Blanco como sus sucesores utilizaron ampliamente. Ya para concluir el período 1880-1882, Guzmán  Blanco manifestó no ser candidato a la presidencia para el nuevo bienio. El Congreso de 1882, acorde con la maniobra política, insistió en que aceptara la candidatura. Para darle visos de legalidad, lo incluyó entre los miembros del Consejo Federal, requisito indispensable para poder ser electo.
Como estaba previsto, fue reelegido presidente y se juramentó el 17 de marzo de 1882. Hubo algunos trastornos de revolucionarios que se levantaron en armas, pero sin mayores consecuencias. Además,  se le erigió también en 1883 una estatua a Antonio Leocadio Guzmán,  padre del presidente. El teléfono inicia por entonces su presencia en Venezuela. A mediados de 1883, un representante de la Inter-Continental Telephone Company, de Nueva Jersey (Estados Unidos) solicita y obtiene del Ejecutivo nacional permiso para instalar en la capital de la República 3 aparatos con fines de demostración: uno estuvo en la Casa Amarilla (sede de la Presidencia), otro en la Universidad Central y el tercero en una empresa comercial del sur de la ciudad, localizada en Puente Hierro. En pocos años, el teléfono se hizo muy popular y el 1 de enero de 1884 fue inaugurada la primera línea interurbana conectando Caracas con La Guaira. La conmemoración, en julio de 1883, del centenario del nacimiento del Libertador Simón Bolívar constituye el punto culminante de esta etapa del régimen. A los edificios públicos, parques, obras de ornato y de vialidad o de utilidad pública como el ferrocarril Caracas-La Guaira, el servicio telefónico, que habían dinamizado la vida caraqueña dándole  una nueva fisonomía urbana a la capital, vinieron entonces a unirse el parque Carabobo, el templo de la Santa Capilla y el llamado Palacio de la Exposición.
Una pequeña planta eléctrica, movida a vapor, propiedad de Carlos Palacios, iluminó en la noche del 24 de julio, con lámparas  de arco voltaico, el teatro Guzmán  Blanco, la calle del Comercio y los bulevares del Capitolio.
La minería conoció un auge de cierta importancia en este período, cuando a los productos de exportación agropecuarios se le agregaron el cobre y el oro. El cobre de las minas de Aroa, que comenzó a extraerse ya en el período colonial, aumentó sus niveles de producción con la construcción del ferrocarril, cuyo terminal llegaba al puerto de Tucacas, desde donde era exportado a Inglaterra por la compañía británica  que lo explotaba. Las exportaciones de cobre alcanzaron a ser un componente importante del comercio venezolano con Inglaterra durante varios años. Otro importante producto de exportación fue el oro de Guayana. La compañía El Callao, creada en 1870, extrajo oro por más  de 3.500.000 libras esterlinas entre 1871 y 1885. Pero, hacia el fin del Quinquenio, la producción aurífera empezó a decaer y la del cobre se estancó e inició luego también su descenso. El Quinquenio terminaba con una grave crisis económica para el país, ocasionada por la baja de los precios del café y una plaga de langosta que azotó la agricultura.
TERCER GOBIERNO DE GUZMÁN
EL BIENIO
Toma posesión el 15 de septiembre de 1886. Ahora modifica el estilo que lo había distinguido anteriormente, ya que en lugar de manipular el escenario para el ejercicio de un influjo directo e inmediato, mueve las piezas con el objeto de dirigir el gobierno por interpuesta persona, mientras permanece en el extranjero. Su regreso coincide con el mejoramiento de la actividad económica y con el aumento de valor de los títulos de la deuda pública, circunstancias que aprovecha para presentarse como superdotado en la solución de los problemas surgidos durante el mandato de Crespo. En principio, continuó los programas de obras públicas con el énfasis del Quinquenio. Así, por ejemplo, adelanta los trabajos del ferrocarril Caracas-Petare y la línea férrea de la capital hacia Antímano; hace construir en Caracas el puente del Guanábano  y funda la Casa de la Moneda con equipos modernos de acuñación.
Durante el Bienio, la oposición se vuelve más  audaz y los antiguos partidarios de Guzmán  Blanco se dividen o se apartan de él. Un crítico importante a su gestión es, en 1887, el periódico El Yunque, publicado por un grupo de idealistas pertenecientes a las nuevas generaciones que habían fundado el Partido Nacional Democrático, el cual se autocalificaba de Partido de la juventud. Entre ellos estaban Tomás Ignacio Potentini, Luis Correa Flínter, José Mercedes López y Eduardo O'Brien,
Los continuos y despiadados ataques de aquellos muchachos y sobre todo, el interés con que el público esperaba cada día la aparición del periódico, acabaron por exasperar al presidente, que mandó detener a algunos de los redactores y posteriormente, al continuar la publicación, fue ésta suspendida legalmente, aunque circularon algunos números en la clandestinidad.
A mediados de 1887, Guzmán  Blanco no parece interesado en mantenerse mucho tiempo en el ejercicio directo del mando. Por consiguiente, no acepta una proposición de Crespo en el sentido de turnarse sucesivamente los 2 jefes en la presidencia. Guzmán  Blanco rechaza la proposición de una sociedad bicéfala y exclusiva. Prefiere orientarse hacia la búsqueda de un candidato civil para el próximo período y a la selección de un lugarteniente que cubra su ausencia hasta el final del Bienio.
En suma, escoge al general Hermógenes López con el objeto de que lo sustituya hasta las postrimerías del período. Entonces resuelve marcharse a Europa y así lo hace el 11 de agosto de 1887. Como en buena medida el éxito del proyecto modernizador descansa en el influjo inmediato de su persona, poco a poco comienza a descoyuntarse cuanto edificó durante 18 años.
Por lo pronto deja un émulo poderoso, el general Joaquín Crespo y un grupo de políticos civiles cuya ambición es el poder, sin dependencia de los factores tradicionales del liberalismo.

Tomado de: Fundación Polar (1998) Diccionario de Historia de Venezuela (CDROM) Caracas
BIBLIOGRAFÍA:

ALDREY, FAUSTO TEODORO DE y RAFAEL HERNÁNDEZ. Rasgos biográficos  para la historia de la vida pública del general Guzmán  Blanco. Caracas: Imprenta de La Opinión Nacional, 1876;

BAPTISTA, EUSEBIO. Historia de un gran crimen, o sea el 5 de abril de 1881. Caracas: Imprenta de El Pueblo, 1890;

 BRICEÑO, MANUEL. Los Ilustres, o la estafa de los Guzmanes. Caracas: Ediciones Fe y Cultura, 1953;

CASTELLANOS, RAFAEL RAMÓN. La revolución de abril y el Septenio: la proyección de Guzmán  Blanco. Caracas: Oficina Central de Información, 1976;

COLMENTER, FELIPE S. Economía y política en Trujillo durante el Guzmancismo 1870-1887. Caracas: Biblioteca de Temas y Autores Trujillanos, 1983;

 CRESPO, JOAQUÍN. Al Ilustre Americano: sus esfuerzos para el engrandecimiento de Venezuela. Caracas: Imprenta de La Opinión Nacional, 1879;

CUNILL GRAU, PEDRO. Guzmán  Blanco y el Táchira.  Caracas: Biblioteca de Autores y Temas Tachirenses, 1993; __. El país geográfico  en el Guzmanato. Caracas: Congreso de la República, 1984;

DÍAZ SÁNCHEZ, RAMÓN. Guzmán,  elipse de una ambición de poder. 5ª ed. Caracas: Edime, 1975. 2 v.;

ESTEVA GRILLET, ROLDÁN. Guzmán  Blanco y el arte venezolano. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1986;

FERNÁNDEZ HERES, RAFAEL. La instrucción pública en el proyecto político de Guzmán  Blanco: ideas y hechos. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1987;

FLOYD, MARY B. Guzmán  Blanco: la dinámica  de la política del Septenio. Caracas: Instituto Autónomo Biblioteca Nacional; FUNRES, 1988;

GALLEGOS, MANUEL MODESTO. Historia contemporánea:  otro capítulo de mis memorias inéditas (1869-1888). Caracas: Tipografía Mercantil, 1924;

GONZÁLEZ DELUCA, MARÍA ELENA. Negocios y política en tiempos de Guzmán  Blanco. Caracas: Universidad Central de Venezuela, Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico, 1991; GONZÁLEZ GUINÁN, FRANCISCO. Historia del gobierno de aclamación, período constitucional de Venezuela, presidido por el general Guzmán  Blanco (1886- 1887). Caracas: Tipografía Universal, 1899;

GOSLINGA, CORNELISCH. Curacao and Guzmán  Blanco: a case study of small power politics in the Caribbean. La Haya: Martinus Nijhoff, 1975;

GUZMÁN BLANCO, ANTONIO. Documentos para la historia: memorándum  del general Guzmán  Blanco, presidente de los EE.UU. de Venezuela, dirigidos a sus secretarios y ministros siempre que salió a campaña en los años de 1870, 1871 y 1872. 2ª ed. Caracas: Imprenta de La Opinión Nacional, 1876; __. En defensa de la causa liberal. 2ª ed. París: Imprimerie Lahure, 1894; __. Gloria del Ilustre Americano, regenerador y pacificador de Venezuela, general Guzmán  Blanco. Caracas: Imprenta de «El Demócrata», 1875; __. La reivindicación: documentos. Caracas: Imprenta de la Gaceta Oficial, 1879; __. Mensaje del general Guzmán  Blanco, presentado al Congreso Constitucional de 1873. Las Leyes, decretos, resoluciones, documentos, medidas de fomento y ornato, los códigos de hacienda, civil, penal, mercantil y militar y todo lo hecho durante su dictadura desde 1870-1873. Caracas: Imprenta de La Opinión Nacional, 1873; __. Mensajes presentados por el general Guzmán  Blanco, como presidente provisional de los EE.UU. de Venezuela al Congreso de Plenipotenciarios en 1870; como presidente constitucional, al cuerpo legislativo en 1873, 74, 75 y 76. Caracas: Imprenta de La Opinión Nacional, 1876;

LANDAETA, JOSÉ D. Cuestiones de actualidad. Maracaibo: Imprenta del Estado, 1873; __. El ilustre americano regenerador de Venezuela, general A. Guzmán  Blanco; El general Matías Salazar; El doctor Felipe Larrazábal  panegirista y detractor a la vez. Maracaibo: Imprenta de El Liberal, 1873;

LEVEL DE GODA, LUIS. Campañas del general Antonio Guzmán  Blanco, su carácter  y condiciones militares. Caracas: s.n., 1889; __. Venezuela y el general Guzmán  Blanco. Bogotá:  Imprenta de la América, 1873;

NARANJO DE CASTILLO, CIRA y CARMEN G. SOTILLO. Producción bibliográfica  y política editorial en la época de Guzmán  Blanco (1870-1887). Caracas: Academia Nacional de la Historia, 1987;

OLAVARRÍA, DOMINGO ANTONIO (Fdo. Luis Ruiz). Historia Patria: décimo estudio histórico-político, refutación al «Manifiesto Liberal» de 1893. 2ª ed. Valencia: Tipografía Artística Mijares, 1895;

PINO ITURRIETA, ELÍAS y otros. Antonio Guzmán  Blanco y su época. Caracas: Monte Ávila, 1994; ROJAS, RAFAEL ARMANDO. Guzmán  Blanco y la Guayana Esequiba. Caracas: Ministerio de Educación, 1971; __. Las misiones diplomáticas  de Guzmán  Blanco. Caracas: Monte Ávila, 1974;

RONDÓN MÁRQUEZ, RAFAEL ÁNGEL. Guzmán  Blanco, el autócrata civilizador. Madrid: Imprenta García Vicente, 1952. 2 v.; TOSTA GARCÍA, FRANCISCO. Política de buen humor. Madrid: Imprenta y Litografía de Leonardo Miñón, 1899.

HEMEROGRAFÍA: GONZÁLEZ ORDOSGOITTI, ENRIQUE. «Para un estudio de la lucha cultural durante la presidencia de Guzmán  Blanco de 1870 a 1876». EN: Tierra Firme. Caracas, núm. 22, abril-junio, 1988;

RIVERO, NÉSTOR JOSÉ. «La idea de progreso durante el período guzmancista, 1870-1888». EN: Tierra Firme. Caracas, núm. 35, julio-septiembre, 1991.

No hay comentarios: