sábado, 27 de enero de 2018

Gobierno de Ignacio Andrade


Gobierno de Ignacio Andrade, 28 de Febrero de 1898 - 19 de Octubre de 1899
El Gran Consejo Eleccionario, el 21 de marzo de 1897, designó al general Ignacio Andrade como candidato oficial del Gran Partido Liberal a las elecciones presidenciales de ese año.
Por exigencia del Consejo, el día 22, el general Andrade presentó un programa de gobierno en el que destacaban 2 propósitos:
1) el continuismo en cuanto a sucesión legítima de la administración del entonces presidente Joaquín Crespo,
 2) un gobierno democrático,  que según definición del mismo Andrade “…no es otra cosa que el gobierno del pueblo, para el pueblo, en el cual estén representadas todas las ideas, todas las aptitudes y todas las actividades…”
En el mencionado programa, tal como reseña el historiador Ramón J. Velásquez,  se contemplan también como puntos importantes los siguientes: «La unificación del partido liberal bajo la jefatura de Crespo; participación del país; movilización de la riqueza nacional, de acuerdo con expertos de la ciencia económica y conforme a los progresos modernos; aceptación de la vigencia de la oposición política; incorporación de la juventud a la participación en los puestos públicos; lucha contra los abusos y represión del crimen, regenerando al delincuente por medio de la enseñanza, el trabajo y la escuela en penitenciarías adecuadas; robustecimiento del Crédito Público a favor del equilibrio de los gastos, del cumplimiento severo de los compromisos y del sostenimiento del patrón oro; establecimiento de la Banca Hipotecaria; fomento de la iniciativa individual para que el Estado tenga un menor número de funciones; impulso de las relaciones exteriores de la República, sin menosprecio de su soberanía, sin mengua de sus principios democráticos,  ni abandono del derecho americano; perfeccionamiento y difusión de los medios de comunicación; protección al menesteroso y al infortunado mediante la fundación de establecimientos de beneficencia; honra debida a la memoria de los grandes servidores de la Patria».
Las elecciones del presidente de la República, por votación universal y directa de conformidad con la Constitución de 1893, se celebraron el 1 de septiembre de 1897. Joaquín Crespo había garantizado que serían libres. Sin embargo, de los candidatos que se presentaban, sólo parecía destacarse como favorito: José Manuel Hernández,  el Mocho, quien aparecía postulado por el Partido Liberal Nacionalista, baluarte de la oposición.
La evidente popularidad del Mocho Hernández,  su imagen de hombre honrado, aunque sin programa de gobierno definido y sobre todo, su campaña que utilizaba por primera vez en Venezuela los métodos electorales perfeccionados en Estados Unidos pronto convencieron a Crespo de que su candidato oficial, Ignacio Andrade, tenía pocas posibilidades de imponerse en los comicios. Por ello, el día de la votación, el gobierno mandó a ocupar las mesas por «…hombres del campo que llevaban el machete debajo de la cobija…», garantizándole  a Andrade un discutido triunfo. De acuerdo con el escrutinio realizado por el Congreso, el número de votos fue el siguiente: 406.610 para el general Andrade, 2.203 para el general José Manuel Hernández,  203 para Juan Pablo Rojas Paúl, 152 para el general Antonio Guzmán  Blanco, 47 para el general Pedro Arismendi Brito, 37 para el general Víctor Rodríguez, 11 para el general José Antonio Velutini y menos de 10 votos, por resultado individual, para el resto de los candidatos.
La obra de gobierno:
 Ignacio Andrade asumió la presidencia de Venezuela, para un período de 4 años, el 28 de febrero de 1898. Como mandatario, tuvo que enfrentarse a los designios del general Crespo, quien había preparado un aparataje político a objeto de asegurar su control y continuidad en el gobierno, y también tuvo que encarar una oposición política que rechazaba el propósito del continuismo materializado en el resultado fraudulento de la elección presidencial.
El abanderado de la oposición en un primer momento, fue  el Mocho Hernández,  quien lanzó, desde la hacienda de Queipa la proclama que dio inicio a un alzamiento, el 2 de marzo de 1898. En la proclama, Hernández   acusaba a Crespo de «feroz dictador» y a Andrade de «…extranjero afiliado al partido de los despotismos tradicionales de Venezuela…», e invitaba a las entidades federales para que se incorporaran a las filas de la revolución y lucharan por la restauración de su autonomía. Ese alzamiento se conoció con el nombre de Revolución de Queipa y contra ella, el presidente Andrade envió al propio general Crespo.
El 16 de abril de 1898 en una escaramuza, muere Crespo en el sitio conocido como La Mata Carmelera (Edo. Cojedes). El general Ramón Guerra, por designio presidencial, asume entonces la dirección de la campaña y el 12 de junio, en el sitio de El Hacha (Edo. Falcón) derrota y hace prisionero al Mocho Hernández.  Durante los escasos 20 meses de su administración, Ignacio Andrade, en realidad, no tuvo materialmente el tiempo de realizar obra alguna. La inesperada y violenta muerte de Crespo le dio, sin embargo, la oportunidad de intentar establecer su propia maquinaria política en el seno del Partido Liberal Amarillo. Crespo era, en efecto, el presidente titular del Gran Estado Miranda cuyo territorio abarcaba los actuales estados Aragua, Miranda, Guárico   y Nueva Esparta y por lo tanto, constituía una base  de poder, virtual antesala para la presidencia de la República. Ramón Guerra, el vencedor del Mocho Hernández  es el principal candidato para ocupar la vacante. Pero Andrade, ante la potencial amenaza, resuelve iniciar un proceso de reforma constitucional que, al devolverle sus autonomías a los 20 estados, según lo pautado en la Constitución de 1864, también desmantelaría al Gran Estado Miranda.
El debate sobre las autonomías se plantea a partir de abril de 1898. Andrade busca acelerar el procedimiento, sin tomar en cuenta la normativa constitucional vigente al respecto. En diciembre de 1898, al obtener la autorización de las legislaturas estatales correspondientes, procede directamente a conceder las autonomías, sin esperar la reunión del Congreso sobre el particular. Ramón Guerra, quien había sido elegido a la presidencia del Gran Estado Miranda, es designado entonces presidente del estado Guárico.  Hostilizado por el gobierno, se subleva en Calabozo (19.2.1899) y aunque logró ciertos éxitos en su campaña, fue derrotado por los ejércitos del gobierno el 22 de marzo. La derrota de este último alzamiento trajo momentáneamente  la paz deseada por la nación y por el presidente. En su primer y último mensaje del 27 de febrero de 1899, Andrade presentaba un cuadro aterrador de la situación económica del país. La caída en los precios del café había deprimido todos los sectores de la vida nacional. Sin embargo, las perspectivas en vista de la paz lograda, podían parecer halagadoras. Una aspecto de los debates del Congreso de 1899, en ese sentido, fue la aprobación de la primera Ley sobre Inversiones Extranjeras que se conoció en el país (20.4.1899). Sin embargo, el debate importante se inició el 22 de abril con la presentación de la reforma constitucional que buscaba sancionar la restauración de los 20 estados. A pesar de la elocuente oposición de una minoría de 25 diputados, entre ellos Francisco González  Guinán,  el proyecto resultó aprobado. El voto del 22 de abril sirvió de pretexto para la Revolución Liberal Restauradora de Cipriano Castro, iniciada en la noche del 23 de mayo de 1899, cuyo propósito declarado era el de «restaurar» la legalidad constitucional violada por Andrade. Después de una campaña de 4 meses y medio, la revolución, con la victoria de Tocuyito (14.9.1899), había triunfado militarmente. Abandonado por sus seguidores y virtualmente desautorizado por su propio gobierno, Ignacio Andrade resuelve abandonar el poder y exiliarse (19.10.1899). 
Tomado de: Fundación Polar (1998) Diccionario de Historia de Venezuela (CDROM) Caracas
 BIBLIOGRAFÍA:
ANDRADE, IGNACIO. La cuestión autonómica: exposición que dirige a los venezolanos el general Ignacio Andrade. Nueva York: Unz and Co., 1900; __. ¿Por qué triunfó la Revolución Restauradora?: memorias y exposición a los venezolanos de los sucesos de 1890-1899. Caracas: Ediciones Garrido, 1955;

BELLO RODRÍGUEZ, ZOILO. Al Partido Liberal de Venezuela. Puerto España: s.n., 1899; BLANCO FOMBONA, RUFINO. Una página  de historia: Ignacio Andrade y su gobierno. Caracas: Imprenta Sucre, 1900;

PÉREZ BERMÚDEZ, JUAN FRANCISCO. En los comicios. Caracas: Imprenta Bolívar, 1897; Proceso electoral de 1897: triunfo de la candidatura del general Ignacio Andrade para la presidencia de la República de Venezuela. Caracas: s.n., 1897;

VELÁSQUEZ, RAMÓN J. La caída del liberalismo amarillo: tiempo y drama de Antonio Paredes. 5ª ed. Caracas: Congreso de la República, 1987.
Publicar un comentario