sábado, 27 de enero de 2018

Gobierno de Raimundo Andueza Palacio



Gobierno de Raimundo Andueza Palacio,  19 de Marzo de 1890 – 17 de Junio 1892
El Consejo Federal reunido el 6 de marzo de 1890, elegía por unanimidad al abogado guanareño Raimundo Andueza Palacio para suceder en la presidencia de la República a Juan Pablo Rojas Paúl durante el bienio 1890-1892, en conformidad con lo establecido en la Constitución de 1881.
Esta elección fue recibida con universal beneplácito.  Ministro de Relaciones Interiores de Rojas Paúl, Andueza Palacio había sido designado como candidato oficial por el propio mandatario a quien reemplazaba en la presidencia.
A pesar de ser liberal, Andueza estaba apoyado por destacados representantes del conservatismo y, dentro de su propio partido, había logrado el consenso de guzmancistas y antiguzmancistas.
Asume la presidencia el 19 de marzo de 1890 y en su discurso inaugural, afirma ser un demócrata de convicciones. Representa, además,  el triunfo del civilismo. Los únicos militares del gabinete son el general Julio F. Sarría en la cartera de Guerra y Marina y el general Neptalí Urdaneta en la gobernación del Distrito Federal.
Existe para entonces en el país la más  absoluta libertad de expresión y ni siquiera una caricatura que pinta al nuevo presidente vestido de mujer es objeto de censura.
El clima de euforia que acompaña los primeros meses del gobierno de Andueza Palacio es también el resultado de una extraordinaria bonanza económica que vive Venezuela por el alza del precio del café. Durante el año económico 1890-1891, las exportaciones venezolanas, superan por primera vez la cifra de Bs. 100.000.000 y el presupuesto alcanza el monto récord de Bs. 53.719.804. Como lo apunta Manuel Alfredo Rodríguez «…se mira por todas partes el  áureo resplandor de las <morocotas> y <pachanos> y la cerveza de los años del Centenario del nacimiento de Bolívar deja paso al fino y picante coñac <Henessy>, tipo tres estrellas…»
Sin embargo, desde los inicios del nuevo gobierno, el problema de la reforma constitucional, planteado durante el último año de la administración de Juan Pablo Rojas Paúl (1889), vuelve a convertirse en el gran tema de actualidad y provoca una de las primeras crisis del régimen.
El ex presidente Rojas Paúl se había hecho la idea de que manejaría al presidente Andueza al modo guzmancista y que el nuevo primer mandatario se limitaría a hacer la reforma constitucional para devolverle la silla; sin embargo, Andueza se siente lo suficientemente fuerte como para prescindir de cualquier mentor político.
Lo confirma en sus propósitos su hombre de confianza y figura central de su gabinete, Sebastián  Casañas, a quien el público, por lo férreo de su carácter,  compara con Bismarck y aplica el apodo burlón de Canciller de Hierro. Ante esta situación, Rojas Paúl resuelve expatriarse y viajar a La Habana (agosto 1890).

La obra de gobierno:
La bonanza fiscal le permite a Andueza Palacio ejercer con esplendor una política de dádivas  y subvenciones, con miras a crearse una clientela electoral propia.
Durante su breve gobierno, le toca inaugurar muchas de las obras iniciadas durante períodos anteriores: el acueducto de Barquisimeto (5.4. 1890), el tramo ferrocarrilero Aroa-Barquisimeto y el hospital Vargas de Caracas (1891).
Decreta la transformación de los colegios nacionales de primera categoría de Maracaibo y Valencia en universidades del Zulia y Carabobo respectivamente (29.5.1891); crea el Ministerio de Correos y Telégrafos (27.6.1891); inicia la construcción de un edificio para colegio de señoritas situado en la nueva urbanización El Paraíso (edificio cedido en 1902 en enfiteusis a las hermanas de San José de Tarbes); manda edificar el grupo escultórico en homenaje a José Félix Ribas, ejecutado por Eloy Palacios, en la plaza Ribas de La Victoria y finalmente, ordena la refacción del Palacio Federal de Caracas y la remodelación casi total del Palacio Legislativo del Capitolio.
En marzo de 1891, se conoce en Caracas el laudo sobre los límites entre Colombia y Venezuela, sometido en 1881 al arbitraje de la Corona española; el resultado, netamente desfavorable a Venezuela, anula las ventajas conseguidas en el Tratado Santos Michelena-Lino de Pombo, negociado en 1833, el cual no había sido ratificado en su momento por el Congreso Nacional y le cede a Colombia la casi totalidad de la península de la Guajira, así como una vasta porción del territorio situado al occidente del Orinoco que se convertía en corriente fronteriza entre ambos países. Sin embargo, a pesar de su carácter  lesivo para los intereses nacionales, el laudo español pasó prácticamente  desapercibido ante al debate, iniciado en el Congreso, acerca del proceso de reforma constitucional, el cual se presentaba basado en 2 proyectos sucesivos.
La reforma continuista:
El primer proyecto buscaba establecer que el Congreso pudiera hacer enmiendas a la Constitución, sin tener que convocar a una asamblea constituyente, ratificando además  el nombre de Miranda para el antiguo estado Guzmán  Blanco, así como la elevación de las antiguas secciones Falcón y Zulia del Gran Estado Falcón a la categoría de estados. Sancionada el 9 de abril de 1891, la Constitución reformada fue promulgada por el Ejecutivo el 16 de abril de 1891.
El segundo proyecto, presentado el 25 de junio de 1891, contemplaba cambios sustanciales, entre ellos el regreso a la división territorial de 20 estados; el sufragio universal directo y secreto; la representación proporcional de las minorías en los cuerpos deliberantes y sobre todo, la extensión a 4 años del período presidencial.
Las reformas parciales de la Carta se harían conforme a lo establecido por la recién promulgada Constitución, pero la reforma total sólo podría decidirla una asamblea constituyente ordenada por las dos terceras partes del Congreso y por los dos tercios de las asambleas legislativas de los estados.
El proyecto, sometido a la consideración de las legislaturas estatales, fue aprobado por todas, pero al acercarse la fecha de reunión del nuevo Congreso, que coincidía con la fecha en que debía terminar el bienio de Andueza (20.2.1892), el gobierno se dio cuenta de que carecía de la mayoría necesaria para llevar a cabo sus planes; en efecto, a pesar de su política sistemática  de subvenciones y dádivas,  Andueza Palacio no había logrado aplacar la oposición que definía sus intenciones como un intento de permanecer en el poder.
Los legisladores se encontraban divididos en 2 bandos: los «continuistas» o partidarios de Andueza, que apoyaban la inmediata vigencia de la reforma aprobada por las legislaturas y como según ésta, el período presidencial finalizaba el 20 de abril de 1894, el mandatario en ejercicio podía continuar como presidente por 2 años más;  los «legalistas», por lo contrario, se pronunciaban por la vigencia de la reforma sólo a partir de 1894, debiéndose proceder para la próxima elección presidencial según lo estipulado en la Constitución de 1881. Uno de los destacados voceros del legalismo era el ex presidente Rojas Paúl, quien había regresado a Venezuela a mediados de 1891; se le ofrece una legación en el exterior para alejarlo y ante su negativa, es expulsado del país (26.10.1891). La ruptura abierta entre Andueza y Rojas Paúl sólo sirve para animar la oposición al continuismo. Ante esta situación, el Ejecutivo se propuso obstaculizar la reunión del Congreso. El 14 de marzo de 1892, Andueza Palacio lanzaba un Manifiesto a la nación, valiéndose de la aprobación de las asambleas legislativas estatales para proclamar la vigencia inmediata de la reforma constitucional propuesta, desconociendo de hecho, el poder del Congreso Nacional. El «golpe de Estado» de Andueza desata la contienda armada.
La Revolución Legalista:
Joaquín Crespo, retirado desde enero de 1892 a su hato guariqueño de El Totumo, declara la guerra al gobierno en nombre del legalismo. De inmediato Andueza designa a su ministro y consejero Sebastián  Casañas, el principal artífice de la maniobra continuista, comandante en jefe del ejército expedicionario encargado de someter el alzamiento (18.3.1892). En Caracas, la Corte de Casación y la Corte Federal acuerdan suspender sus sesiones, mientras la insurgencia que adopta el nombre de Revolución Legalista, se extiende rápidamente  por todo el país. El ejército expedicionario de Casañas hace contacto con las fuerzas de Crespo en las márgenes  del río Apure (10.4.1892), pero no logra derrotar o dispersar la insurrección. El regreso de Casañas a Caracas provoca una crisis en el bando gubernamental; el Canciller de Hierro es destituido del mando del Ejército, mientras el ministro de Guerra Julio F. Sarría y el jefe de la guarnición de Caracas Domingo Monagas presionan a Andueza para que renuncie; violentas manifestaciones recorren las calles de Caracas; la situación pronto se hace insostenible. Finalmente, el 17 de junio de 1892, Andueza decide renunciar a la presidencia y salir del país rumbo a Martinica, dejando encargado del Poder Ejecutivo al consejero federal núm. 1, Guillermo Tell Villegas.    

Tomado de: Fundación Polar (1998) Diccionario de Historia de Venezuela (CDROM) Caracas
BIBLIOGRAFÍA:
AYALA, RAMÓN. Explicación. Caracas: s.n., 1892;
BENAVENTE, TANCREDO. La picota o el libro negro: recopilación de cartas, telegramas y tarjetas (...) documentos auténticos tomados de la correspondencia abandonada por el doctor R. Andueza Palacio. Caracas: Tipografía Guttenberg, 1892;
BLANCO, RAMÓN DOMINGO. El último tirano: la historia y duelo eterno de la patria: dedicado al pueblo venezolano, al victorioso Ejército Legalista y a los dignos redactores de La Linterna Mágica.  Caracas: s.n., 1892;
CASAÑAS, SEBASTIÁN. Exposición documentada que hace el doctor y general S. Casañas ante sus conciudadanos, 20 de junio de 1892. [s.l.: s.n., 1892];
 ESPINAL, h., VALENTÍN. Verdades amargas de actualidad dedicadas al Sr. general Joaquín Crespo y al Ejército Legalista bajo sus órdenes. Caracas: Imprenta Editorial de Soriano Sucrs., 1892;
HARWICH VALLENILLA, NIKITA. El modelo económico del liberalismo amarillo: historia de un fracaso, 1888-1908. Caracas: Universidad Santa María, Centro de Investigaciones Históricas, 1984;
LINARES, NICANOR G. Crónica político-militar de la revolución de Venezuela en 1892. Caracas: s.n., [1892]; Manifestaciones al presidente de la República por su carta política del 15 de octubre de 1890. Caracas: Casa Editorial de La Opinión Nacional, 1891; LÓPEZ BARALT, RAFAEL. Apuntes para la historia del golpe de Estado del 14 de marzo de 1892 en Venezuela. Maracaibo: Imprenta Guttenberg, 1893;
RODRÍGUEZ, MANUEL ALFREDO. Andueza Palacio y la crisis del liberalismo venezolano. Caracas: Ediciones La Estrella en la Mira, 1960;
VELÁSQUEZ, RAMÓN J. La caída del liberalismo amarillo: tiempo y drama de Antonio Paredes. 5ª ed. Caracas: Congreso de la República, 1987; Votos de adhesión de las secciones Barcelona y Maturín del estado Bermúdez. Caracas: Imprenta Bolívar, 1890.
HEMEROGRAFÍA: RIVAS DUGARTE, RAFAEL ÁNGEL. «Los presidentes constitucionales de Venezuela: bibliografía selectiva (II parte)». EN: Tiempo y Espacio. Caracas, núm. 18, julio-diciembre, 1992.
Publicar un comentario