lunes, 23 de enero de 2017

Academia Militar de Venezuela.


Escuela Militar
 Instituto donde los alumnos llamados cadetes reciben, bajo régimen militar, enseñanza básica  para la carrera de oficial del Ejército. También se denomina Academia Militar por influencia de la tradición española, así como por haberse creado originalmente academias de matemáticas  con aplicaciones militares, para formar e instruir oficiales llamados facultativos en las especialidades de artillería e ingenieros.
En Venezuela, como en otros países de América, funcionaron varios institutos de esa especie durante la última parte del período colonial. Cabe mencionar, entre éstos, el que fundó en Caracas, en 1760 el teniente coronel Nicolás  de Castro y el que estableció en La Guaira, en 1761, el capitán  de artillería Manuel Centurión «...para la instrucción de la juventud, así militar como política...»; en esta última institución se daban cursos de matemáticas  superiores, tanto a futuros aspirantes a oficiales como a estudiantes civiles.
El 3 de septiembre de 1810, fue decretada la creación de una Academia Militar de Matemáticas,  por resolución de la Junta Suprema de Caracas, firmada por el secretario de Guerra, Lino de Clemente, la cual debía iniciarse en la capital y admitiría preferentemente a militares, bajo dirección del subinspector de ingenieros y responsabilidad del gobernador militar. Dicha Academia fue reorganizada el 31 de diciembre de 1811, de acuerdo con un reglamento particular.
La caída de la Primera República y las circunstancias azarosas de la Guerra de Independencia afectaron la continuidad de la Escuela Militar. Sin embargo, hay numerosos documentos probatorios de las preocupaciones del Libertador Simón Bolívar y otros altos jefes militares, que perseguían crear un instituto permanente para formar oficiales.
La constitución de una Escuela Militar estabilizada durante el período republicano se logra cuando el Congreso Constituyente de Venezuela decreta en Valencia el 14 de octubre de 1830, con el acuerdo del presidente de la República general José Antonio Páez, que  la Escuela de Matemáticas  de la Universidad de Caracas fuera regentada por un primer y segundo maestros, para que sirviera al mismo tiempo de Escuela Militar, atendiendo a las recomendaciones del profesor en ciencias exactas Juan Manuel Cajigal, propuesto para comandante de ingenieros y primer director, así como al informe de José María Vargas, del general Carlos Soublette y del licenciado José Grau; esta Academia Militar duró casi medio siglo, hasta 1879, bajo la dependencia de los secretarios de Guerra y Marina, graduando a oficiales para los cuerpos de artillería e ingenieros en cursos de 6 años, y de 4 y 2 años, para las demás  armas del Ejército, además  de los ingenieros civiles egresados como agrimensores. Entre 1880 y 1889, se interrumpe el funcionamiento de la Academia Militar y se forman los oficiales en cuerpos de tropa.
El 16 de abril de 1890, el presidente Raimundo Andueza Palacio decretó una Academia Militar para oficiales, bajo la dirección de un general del Ejército, la cual funcionó hasta 1893, año en que se interrumpió. El 12 de diciembre de 1895, el presidente Joaquín Crespo emitió a su vez un decreto, instituyendo la Escuela Militar de Artillería del Distrito Federal, con la misión de formar y proveer instrucción teórica y práctica  a los oficiales y clases del arma, así como estudiar fortificaciones permanentes, de campaña y materiales de guerra; para 1898 fue elevada la Escuela a la categoría de Academia, en virtud del éxito obtenido y en 1899, se preparó un decreto para transformarla en Academia Militar General para las armas y servicios, inclusive estado mayor.
La Revolución Restauradora que derrocó al presidente Ignacio Andrade, retardó el proyecto y la instrucción de oficiales volvió a darse en los cuerpos de tropa; el 4 de julio de 1903, el presidente Cipriano Castro decretó la organización de la Academia Militar de Venezuela conforme a un código reglamentario para formar oficiales de infantería, caballería, artillería e ingeniería y estados mayores, y ordenó la construcción de un edificio expresamente previsto en La Planicie de Cajigal, en Caracas, inaugurado el 23 de mayo de 1908. Fue el general Juan Vicente Gómez, presidente de la República, quien instaló la Academia Militar, el 5 de julio de 1910, como parte de los actos conmemorativos del centenario de la declaración de la independencia. Desde aquella fecha ha venido funcionando, primero en La Planicie y actualmente en El Valle.
El curso duraba 3 años para alumnos internos y externos, organizados en una compañía. Cada estado de la Unión proveía 2 aspirantes y 6 el Distrito Federal. Las materias eran de cultura general y profesional; la instrucción, teórica y práctica.  En febrero de 1918, se decreta un reglamento y se reorganizan el Instituto y su plan de estudios, incorporando las experiencias de la Primera Guerra Mundial.
El 19 de abril de 1928, dispuso el presidente de la República la clausura de la Escuela Militar por causa de los hechos político-militares ocurridos en el país; el 13 de diciembre del mismo año se creó en Caracas una Escuela de Aspirantes a Oficiales, trasladada luego a Ocumare de la Costa, donde funcionó entre el 7 de marzo y 8 de diciembre de 1930, regresando, en esta última fecha a Caracas; el 7 de febrero de 1931, se constituyó en Maracay la Escuela Militar y Naval, con carácter  provisional, a partir de razones políticas y económicas; la fusión de ambas escuelas duró hasta el 15 de febrero de 1937, cuando el presidente de la República general, Eleazar López Contreras, decretó su organización por separado, instalando la Escuela Militar en Caracas, de nuevo en La Planicie de Cajigal. Ahí permaneció hasta 1949, fecha en que fue reestructurada conforme a cambios resultantes de experiencias de la Segunda Guerra Mundial, sus efectivos aumentados a 3 compañías y se mudó al edificio especialmente construido para 500 cadetes, por decreto del general Isaías Medina Angarita, durante su período presidencial.
El 10 de febrero de 1954, el gobierno presidido por el general Marcos Pérez Jiménez reorganiza nuevamente la Escuela Militar al crearse la Escuela Básica  de las Fuerzas Armadas, que une bajo un mando único a oficiales del Ejército, Marina, Aviación y Guardia Nacional, para impartir 2 años de formación común a los cadetes de las diferentes Fuerzas Armadas, pasando éstos luego a completar su carrera en sus respectivas escuelas. En abril de 1958, se iniciaron estudios conjuntos para evaluar los resultados prácticos  de la Escuela Básica  y se recomendó, por interés especial de la Marina y Aviación, que se restituyeran los cadetes a Escuelas separadas, a fin de darles la base de su carrera profesional en los medios donde deberían actuar.
La Escuela Militar quedó ubicada en el edificio que ocupaba la Escuela Básica,  con capacidad para 1.200 plazas. Desde junio de 1958, se autorizó el regreso de los cadetes a las otras escuelas. La Escuela Militar aumentó sus efectivos a un batallón y elevó sus exigencias de ingreso, poco después, al 5º año de educación secundaria, solamente en la especialidad de ciencias. Así dejó de formar bachilleres que procederían en el futuro de los liceos civiles y militares de la República; esta reorganización tuvo lugar bajo la presidencia constitucional de Raúl Leoni. La misión de formar líderes a la vez que jefes militares, dada a la Escuela Militar, provocó una revisión de los requisitos de admisión y del plan de estudios, pues la tarea de conducir hombres implicaba mayor conocimiento de psicología aplicada, sociología, pedagogía, derecho, moral y teoría política.
Los cursos de la Academia Militar, a la cual se restituyó su nombre tradicional, son actualmente de nivel superior y aceptan bachilleres de todas las procedencias, si llenan los requisitos de ingreso establecidos en conformidad con el plan de estudios, el cual es evaluado con regularidad; aquéllos consisten en exámenes  de antecedentes de orden moral, psicotécnicos, intelectuales, físicos y fisiológicos. 
La formación profesional prevista es integral; allí se familiariza al aspirante a oficial con las características del medio donde deberá  actuar, en sus aspectos culturales, sociopolíticos y económicos. También se le inicia en las probables direcciones de evolución que tendrán  los grupos humanos del país, dentro de las expectativas de cambios científicos y tecnológicos que influirán  sobre el ambiente general del futuro. Los oficiales egresan como licenciados en ciencias y artes militares con opción terrestre.    M.G.V.

BIBLIOGRAFÍA:
BENCOMO BARRIOS, HÉCTOR. (1956) Biografía de un edificio: breve historia del edificio de la Academia Militar de Venezuela, construido en la Planicie. Caracas: Oficina Técnica del Ministerio de la Defensa CAJIGAL y ODOARDO, JUAN MANUEL.(1976) Estudios literarios y científicos. 2ª ed. Caracas: Imprenta Nacional
GARCÍA VILLASMIL, MARTÍN. (1964) Escuelas para Formación de Oficiales del Ejército: origen y evolución de la escuela militar. Caracas: Ministerio de la Defensa
JIMÉNEZ VELÁSQUEZ, JOSÉ JOAQUÍN. (1948) La Academia Militar de Venezuela. Caracas: Editorial Grafolit
PAREDES URDANETA, RAFAEL.(1940) Bosquejo histórico de la Academia o Escuela Militar de Venezuela desde el 19 de abril de 1810. Caracas: Editorial Cecilio Acosta
VENEZUELA. ESCUELA MILITAR.(1950) La Escuela Militar de los Estados Unidos de Venezuela: inauguración del nuevo edificio, 26 de marzo de 1950. [Caracas: Tipografía Vargas]
HEMEROGRAFÍA (1961) «Fecha de la fundación de la Escuela Militar de Venezuela». EN: Boletín de la Academia Nacional de la Historia. Caracas, núm.  174, abril-junio

No hay comentarios: