martes, 23 de junio de 2009

El Decreto de Instrucción Pública de 1870 en Venezuela


El 27 de Junio de 1870, el presidente de la República Antonio Guzmán Blanco, tres meses después de la Revolución de Marzo y su entrada triunfal a Caracas, dicta el decreto de Instrucción Pública gratuita y Obligatoria, donde el estado garantiza la educación elemental obligatoria a todos los venezolanos, estableciendo los lineamientos de aprendizaje de: Principios de Moral, Lectura y escritura, Aritmética, Sistema Métrico y conocimiento y respeto de las leyes establecidas en la Constitución Nacional.


Revolución de Abril 14.2.1870- 27.4.1870
La Revolución de Abril de 1870, también conocida bajo el nombre de Revolución Liberal, fue llevada a cabo por Antonio Guzmán  Blanco, caudillo de la Guerra Federal, junto con un grupo de liberales descontentos con el denominado gobierno de los «azules». Guzmán  Blanco había regresado al país en 1869, procedente de Europa, cuando ya la fusión entre los liberales y conservadores se había roto a raíz de la muerte del caudillo oriental general José Tadeo Monagas (16.8.1868).
En el país reinaba la anarquía; los liberales se encontraban descontentos ante el predominio de los conservadores en las filas del gobierno y ante la pugna sucesoral entre los herederos de Monagas, de la cual salió airoso José Ruperto Monagas, hijo de José Tadeo. Guzmán  Blanco, una vez reinstalado en Caracas, encabezó una de las facciones que le hacían oposición al régimen, junto con un grupo de liberales descontentos. Los periódicos La Opinión Nacional, El Diario de Caracas y la Unión Liberal fueron los voceros de ese grupo opositor, el cual a su vez recibía constantes ataques por parte del núcleo gobernante, a través de los periódicos El Federalista y El Jején, iniciándose  una campaña en contra de la persona de Antonio Guzmán  Blanco.
Después de ser atacada apedrada su residencia durante la celebración de un baile; las amenazas continuaron y Guzmán  Blanco se tuvo que asilar en la legación norteamericana de donde salió rumbo a Curazao. El escándalo  ocurrido lo favoreció. Los liberales, acéfalos desde la renuncia de Juan Crisóstomo Falcón y la muerte de Manuel Ezequiel Bruzual, lo reconocen como máximo  líder y mientras Guzmán  Blanco permanece en el exilio, se producen levantamientos armados en distintas regiones del territorio: José Ignacio Pulido en los llanos de Barinas; Joaquín Crespo en los llanos centrales; Matías Salazar en Carabobo; León Colina en Coro; Joaquín Salazar en Bolívar; Hermenegildo Zavarce en Yaracuy; Francisco Linares Alcántara  en Aragua; Andrés Borges y José Félix Mora en Puerto Cabello.
Ante esta situación, surgen 2 tendencias dentro del gobierno de los «azules»: la de llegar a un acuerdo por vía pacífica con los insurrectos y la que exigía se les combatiera por las armas. Jacinto Gutiérrez, comisionado por el ministro del Interior, fue a Curazao a entrevistarse con Guzmán  Blanco, pero fracasó en su misión conciliadora. Mientras tanto, el movimiento guzmancista cobró fuerza y Guzmán  Blanco apresuró las gestiones para comprar elementos de guerra a fin de iniciar su movimiento revolucionario, ante el peligro de ser expulsado de Curazao a causa de las gestiones que realizaba el gobierno venezolano al respecto.
El 14 de febrero de 1870, invade por la playa de Curamichate en la región coriana e inmediatamente todos los jefes en armas lo reconocen como caudillo de la revolución; se dirige a San Felipe y lanza un manifiesto a los pueblos invocando la Constitución de 1864, dirige circulares a los presidentes de los estados y organiza su ejército. Mientras tanto, en Caracas reina la confusión; se intenta reorganizar el gobierno pero falta una autoridad que imponga el orden. El 24 de marzo, Guzmán  Blanco inicia su marcha hacia la capital por la vía de Barquisimeto, Acarigua, San Carlos y Valencia, acompañado de las distintas fuerzas que reconocen su jefatura; esto produce gran alarma en el sector pacifista que existía en el Congreso Nacional y se nombra una comisión encargada de buscar una solución conciliadora.
El 23 de abril se realiza en el sitio de Las Adjuntas una conferencia donde Guzmán  Blanco propone que los estados que estuviesen obedeciendo pacíficamente al gobierno sean reconocidos por la revolución y los que se encontraban en lucha sean reorganizados, a fin de que cada uno nombrara un plenipotenciario para constituir un nuevo Congreso encargado de fijar los destinos del país. Una vez cumplido ese trato, él saldría de Venezuela, alejándose  de la escena pública por lo menos durante un año.
Esta propuesta no fue aceptada. El 26 y 27 de abril de 1870 se realizó entonces la toma de Caracas por los revolucionarios, que derrotaron a las fuerzas del general José Ruperto Monagas, quien se asiló en el palacio arzobispal. Inmediatamente, Guzmán  Blanco lanza un manifiesto convocando a un Congreso de Plenipotenciarios, declara vigente la Constitución de 1864 y nombra su gabinete. Sin embargo, el país no quedó pacificado de inmediato pues las tropas de los «azules» continuaron combatiendo hasta el mes de mayo y focos de resistencia, particularmente en las regiones de Guayana y Apure, perduraron hasta comienzos de 1872. 
Con el triunfo de la Revolución de Abril de 1870, Antonio Guzmán  Blanco conquista la jefatura del país, e inicia su período de dominación política, el cual se extenderá  hasta 1888.    M.M. de M.









BIBLIOGRAFÍA: CASTELLANOS, RAFAEL RAMÓN. La revolución de abril y el septenio: la proyección de Guzmán  Blanco. Caracas: Oficina Central de Información, 1976.

1 comentario:

Maria Isabel Ibañez Arcila dijo...

Esta excelente tu blog, por lo que observo eres docente de historia, así que debes usar todas esas herramientas tecnologícas , para hacer esas clases muy divertidas y que tus alumnos tenga un aprendizaje significativo y que en cualquier momento de sus vidad puedan responder cualquier pregunta de nuestra Historia.

Éxito

" NO es maestro el que transmite información si no el que es capaz de captar la atención de su pupilo haciendole comprender aquello que enseña."

Autor Anónimo